Canet-Vallalta

El rincón del mentiroso

Análisis burlesco del programa electoral de CIU en materia de deportes en Sant Cebrià de Vallalta.
Camp de futbol i poliesportiu de fons, Sant Cebrià de Vallalta

Toda campaña se llena de propuestas, todo mandato se llena de ilusión, todo equipo incompetente se llena de mentiras.

Tú propones, tú te ilusionas y tú te enfrentas a la realidad, pero cuando ejerces el poder en un pueblo durante tanto tiempo, ese tiempo te invita a decir mentiras, te invita a pensar que no hace falta proponer porque vives de tu poder conseguido… Pero cuando uno tiene errores, cuando uno carece de sentido común, solo falta mirar lo que propone para ver de qué carece.

Año 2007, elecciones a nuestro ayuntamiento. Partido de derechas que realmente propone cosas que llegan a ser coherentes, pero que realmente son paja para llenar panfletos, y acaban demostrando en sus cuatros años que su realidad es otra.

El deporte, herramienta de cohesión para la juventud, algo tan vital en una sociedad que nos arroja numerosos datos desesperantes al hablar de jóvenes: fracaso escolar, consumo de drogas en aumento, consumo de alcohol y tabaco a edades muy tempranas, y un aumento de la obesidad infantil, problema tan serio como el resto de cuestiones que asolan la educación y la vida que llevan los jóvenes.

Para la derecha cebrianenca sus ideas radican de un estudio elaborado por el MIEM, lo irrisorio de todo esto es que utilizan el método de proponer y promulgar gratuitamente, así se lanzan a la aventura y con total impunidad hablan de construir al aire libre una pista de básquet, una de futbol sala, una de balonmano y de patinaje, con unos puntos suspensivos insinuando que eran más las ideas y las propuestas. Me imagino que estas instalaciones deben estar en el patio trasero de algún convergente adinerado. Vagamente siguen proponiendo cosas, cosas como un campo de futbol 7, y juegos al aire libre. Dicen que las palabras se las lleva el viento, y estas instalaciones también se las debió llevar. Cuando el lector está rozando la incredulidad, surgen mas ideas disparatadas, que ojala fueran viables, pero lamentablemente, proponer es gratuito, aunque esto lo deben pagar. Siguieron poniendo el ritmo cardiaco alto cuando anuncian un proyecto de instalaciones de césped artificial, dos pistas de tenis (esto de tirar pelotas a otro campo se les da bien), zonas para mobiliario urbano adecuado para la práctica deportiva de la gente grande y pequeña. Supongo que aquí saldría el famoso “skatepark”, que se merece un artículo aparte, pero el hecho de llenar con vitalidad el pueblo con niños divirtiéndose y practicando deporte no es algo que tengan muy en cuenta, cuando arrinconan detrás del pabellón dicha instalación.

Lo que sigue ahora ya son frases hechas, chistes sin gracia, risas sin sentido: proyecto de creación de pistas de BTT, senderismo, circuito cerrado de “Bicipark”, un paseo con carril bici, y coronándose con un final de parágrafo con un: “Remodelación de la zona deportiva. Ejecutaremos el proyecto de gimnasio municipal”.

Finalmente, como broche de oro de una sarta de mentiras, prometen que tienen diferentes opciones para ubicar la piscina municipal. En temas acuáticos también se sumergen en la rehabilitación de la piscina cubierta de Castellar d’Índies, la finalización de la zona deportiva de Vistamar y recuperar la zona deportiva de Can Palau. Estos temas y criterios pueden ir dentro de un marco ideológico, porque realmente el termino remodelación, recuperación, y piscina municipal, parecen ser conceptos diferentes para la derecha catalana.
Como ellos dicen…un proyecto ambicioso en su colofón final. Un proyecto lleno de mentiras, lleno de pasividad en instalaciones, que mínimas, pero instalaciones que son para sus fiestas, que tienen como prioridad las cenas y comilonas que organizan, que se superponen a eso que es dedicado realmente, a la práctica del deporte.

Pero cuando me digne a redactar este articulo me prometí que sacaría a flote la lista de cosas buenas y cosas malas, las malas salieron, las buenas….las buenas no salen a flote por su propio peso, diríamos que lo bueno, o la única determinación que llevaron a cabo en materia deportiva, fue construir con el Plan E del gobierno central, dos vestuarios nuevos en nuestro campo de futbol. Realmente son necesarios cuatro vestuarios, en el campo del Sant Cebrià, para que nuestros jugadores jueguen en Sant Pol?

¡Salud, republica y feliz cambio de gobierno!

Rubén Ángel López Yáñez